Alonso Quijano
29/12/20

Felipe Calderón, Gilberto Lozano y los conservadores mexicanos acusaron que de acuerdo con datos difundidos por la Comisión Federal de Electricidad (CFE), el apagón que afectó a 10.4 millones de usuarios distribuidos a lo largo de gran parte del territorio nacional fue culpa de AMLO.

Se trata de un apagón sin precedentes como lo describe Calderón en redes sociales, ya que su tamaño y su extensión, independientemente de todas las explicaciones que se provean, es un signo de que a los de la 4T que hoy tienen a su cargo la operación del sistema eléctrico nacional les están surgiendo complicaciones técnicas cada vez más frecuentes.

La necedad de querer volver al modelo del estado que controla absolutamente todo el sistema eléctrico, pone de manifiesto algo que ya deberían saber: que al querer concentrar gran parte del control de éste, el Estado está asumiendo prácticamente él solo el riesgo inherente a la operación del sistema, lo que a su vez incrementa el potencial de más eventos de inestabilidad.

Por su parte, los liberales de la 4T, argumentan que los conservadores exageran lo del apagón con tal de culpar a ANLO, ya que andan muy enojados porque se están renegociando los contratos de la CFE y PEMEX con privados.

En este orden de ideas, los encargados de saquear el país con contratos privados celebrados con el gobierno, andan enojados porque ya no pueden robar como antes.

Sin embargo, se comenta en las cloacas de gobierno federal, que Manuel Bartlet, está a unos días de presentar su renuncia como director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), debido a la inconformidad por su polémico pasado priísta.