DIÁLOGO PERIODÍSTICO.


Por Roberto Longoni.

“Escribir es escuchar”, decía el periodista argentino Rodolfo Walsh. Esta identidad entre escritura periodística y escucha denota una idea clara y sencilla, pero llena de profundidad: hacer periodismo conlleva necesariamente un diálogo abierto con quienes nos leen, así como la capacidad de reflexionar sobre lo dicho y de hacer autocrítica para abrir la mente a nuevas y distintas ideas. 

En la afirmación de que “escribir es escuchar” está contenida también otra idea esencial, la de que el periodismo no es un asunto estático o definitivo. Al lanzar las palabras al diálogo abierto con los lectores, quien escribe debe tener conciencia de que posiblemente será escuchado, replicado o refutado. Esto, lejos de ser un problema (para quienes no piensan lo dicho puede serlo) implica un enriquecimiento invaluable, así como un compromiso ético y político con lo que decimos y con quienes dialogamos. 

Este diálogo enriquecedor y comprometido permite que la escritura periodística cumpla con una de sus intenciones, la de crear espacios de creatividad y de libre pensamiento. El de, más allá de cualquier filia o fobia, tratar de responder de la manera más humana (es decir, contradictoria e imperfecta, pero también digna y esperanzada) a la realidad que la atraviesa, y la cual no niega, sino que asume con todos sus antagonismos y trata de mostrar con todas sus tensiones y posibilidades. 

De la relevancia de la escritura periodística se deriva la de mantener los espacios que sigan permitiendo que este diálogo abierto continúe. Hasta el día de hoy El Nuevo Gráficode Hidalgo representa eso, un espacio de debate y apertura de ideas, donde es posible expresarse de manera libre y diversa. 

En un país como el nuestro, donde el buen periodismo es castigado por la violencia y el pretendido periodismo oficial es representado por más de un borrego acrítico, no es cosa menor contar con un espacio así de democrático y abierto. 

Felicidades por este montón de años, y los que faltan… Como siempre, gracias por el espacio, y gracias a todxs los que siguen dialogando con nosotrxs a través de los años.