COLOSIO, UNA CONTRADICCIÓN CON EL PRI.


Por Julio Gálvez.

Luis Donaldo Colosio quería transformar a México y su ideología le costo la vida. A 26 años de su muerte, más que un estandarte para el Revolucionario Institucional, el ex candidato presidencial representa un símbolo de la democracia y de las víctimas del priismo, ya que evidenció el rompimiento de la ciudadanía con todas aquellas "formas caducas del sistema político mexicano", creadas por el tricolor con la finalidad de controlar a la población.

La ideología de Colosio no puede ser considerada una bandera política del PRI, ya que se contradice con lo que este partido representa en realidad: Colosio buscaba la democracia, el PRI no; Colosio buscaba la igualdad entre las personas, el PRI es una máquina de pobreza; Colosio era pueblo, el PRI es el partido de unos cuantos corruptos; Colosio respetaba a la juventud, el PRI la utiliza; Colosio murió por defender sus ideales, el PRI cambia de ideales de acuerdo a los intereses de sus caciques. 

Conforme a lo anterior, es irónico que el mismo partido que eliminó a Luis Donaldo Colosio, hoy en día, convierte al ex candidato presidencial en su estandarte político. Es evidente que el Partido Revolucionario Institucional es el principal interesado en que la verdad siga oculta; es el principal interesado en que los mexicanos olviden el atentado de Lomas Taurinas ocultando la sangre con un monumento, una fundación, una calle, un discurso.

De hecho, la Fundación Colosio es una institución que encumbra el cinismo de nuestros gobernantes, ya que detrás de todo ese reconocimiento mediático falso se esconde la hipocresía, la contradicción, la demagogia, la corrupción y la impunidad.

El PRI, tiene mucho tiempo que ha dejado de ser un partido con bases ideológicas firmes, el Revolucionario Institucional abandonó la ideología de centro, para convertirse en un instituto político camaleónico que sólo defiende intereses económicos de derecha.  Si para el PRI es negocio la reforma energética, pues hacen negocios con Odebretch; si para el PRI es negocio la salud pública pues privatizan el sector; si para el PRI es negocio la construcción, pues entregan licitaciones a Grupo Higa a cambio de casas blancas; si para el PRI es negocio que los extranjeros obtengan propiedades en las playas mexicanas, pues reforman la Constitución.

Todo es un negocio redondo para los políticos del PRI, Colosio en realidad no representa nada para este instituto político, el reconocimiento mediático hacia la persona del ex candidato presidencial por parte del partido de los dinosaurios se ha convertido en la coartada perfecta de un crimen de Estado, ya que a 26 años de su homicidio nadie cree en la versión oficial del homicida solitario, por lo que el crimen sigue impune como miles de casos que continuan archivados en nuestro aparato de justicia. 

¿A cuantos priístas no les sucede lo mismo que a Colosio pero en otras dimensiones? El tricolor los utiliza y los desecha, este partido jamás reconocerá los méritos de sus militantes o simpatizantes, a todas aquellas personas que trabajan desde abajo para que los de arriba compren sus casas en "Las Lomas".



 __________________________

Julio Gálvez Bautista, es Licenciado en Derecho y Especialista en Derecho Civil por la Universidad la Salle; tiene estudios de Maestría en Derecho Procesal Constitucional y Doctorado en Derecho por la Universidad Panamericana. Desde el 2006 se ha desempeñado como profesor de licenciatura y postgrado, así como conferencista en materia de derecho constitucional y derechos humanos fundamentales.

Cuenta con diversas publicaciones en libros, revistas académicas y periódicos, ha enfocado su trabajo en temas sobre derecho constitucional, derechos humanos, derechos sociales, libertad de expresión y reforma gubernamental. Sus aportaciones al campo jurídico fueron utilizadas por el Congreso de Argentina para la despenalización de la tenencia para el consumo personal de estupefacientes y psicotrópicos. Es colaborador de la Revista Internacional de Derecho “Garantismo Judicial” presidida honoríficamente por el Profesor Luigi Ferrajoli y Dirigida por el Doctor Fernando Silva García. Actualmente es Director General del Semanario El Nuevo Gráfico y del Centro de Investigaciones Sociales (CIS).