Un ejemplo más es el anuncio que hizo Germán Larrea -uno de los consentidos de la 4T, junto a Carlos Slim y Salinas Pliego- donde avisa que debido al cese de labores en Cinemex, recortará en 50% del salario de sus trabajadores de confianza.

Un verdadero escándalo, considerando que su fortuna asciende a 13mil millones de dólares, aun con una "increíble" pérdida de 4mil millones el año pasado.

El recorte afecta sobre todo a su personal de gerencia y personal de los cines quienes han tenido que presentarse de 3 a 4 días por semana a laborar arriesgando la vida. Mientras que quienes anunciaron la reducción salarial, el personal corporativo, trabajan desde casa.

El recorte también implica el no pago de la caja de ahorro y de la cancelación de la entrega de vales de despensa, a lo que se suma la no notificación al Infonavit de la medida por lo cuál el descuento salarial sigue siendo de la misma cantidad para quienes accedieron a un crédito para poder comprar una casa.

Es indispensable que se decrete la prohibición de despidos y recortes salariales durante la pandemia y la durante los meses siguientes a la reactivación económica, donde los empresarios van a buscar que seamos los trabajadores los que paguemos la crisis.