23/03/21

La mejor victoria es vencer sin combatir, sí somos lo suficientemente inteligentes no deberemos ir al combate para salir airosos de un problema sin antes analizar las circunstancias, esa es la parte del significado que se descubre entre las líneas de la obra maestra: El Arte de la Guerra de Sun Tzu, libro milenario repleto de enseñanza que todo individuo de usanza pública tiene que tener entre sus objetos más preciados.

En entrevista con Araceli Beltrán joven indígena con ascendencia otomí, descubrimos las cualidades que tienen las mujeres del valle del mezquital, una persona de carácter cortes y de servicio social, qué sé ha involucrado de manera formal al ejercicio partidista como militante del partido de la estrella, identificada con los ideales de la izquierda nos comparte las actividades que ha desempeñado como Coordinadora de Afiliación y Coordinadora del Partido del Trabajo en aquella región de características singulares.

A ras de suelo a recorrido las diferentes comunidades, barrios y demarcaciones de la tierra de la Diana Cazadora, quien ha sido testigo de las actividades del plan de trabajo que enmarca, organización, coordinación de movimientos sociales, asuntos electorales, desarrollo de comunicación social, manejo de prensa y propaganda, así como la formación ideológica, entre otra serie de encomiendas.

A pregunta expresa, ¿Cuáles son sus pretensiones? Ella responde a un solo timbre; “cumplir a cabalidad mis encomiendas”, lo que refleja entre líneas un carácter de disciplina. ¡Vamos pues a llevar acabo los principios del arte milenario y que sea nuestra inteligencia la que nos evoque a esas victorias!, no le pierda la pista a este interesante perfil femenino que evoca la lucha contemporánea del sector de las mujeres.