Pese a la resistencia de un grupo de diputados de Morena, la bancada mayoritaria en el Cámara de Diputados impuso su fuerza para destrabar el proceso legislativo con miras a avalar la reforma a la Ley Orgánica del Poder Judicial, que incluye el artículo transitorio para ampliar el mandato del ministro Arturo Zaldívar al frente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y Consejo de la Judicatura Federal (CJF).

Dicha iniciativa será estudiada por la Cámara de Diputados, durante los próximos días.

Sin embargo, el texto vigente del artículo 97, párrafo quinto, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece: 
"Cada cuatro años, el Pleno elegirá de entre sus miembros al Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el cual no podrá ser reelecto para el período inmediato posterior."
En este orden de ideas, resulta inconstitucional la reforma a la Ley Orgánica del Poder Judicial, ya que es muy clara la cláusula  constitucional que establece un periodo de 4 años para el Presidente de la Suprema Corte y prohíbe su reelección en el periodo inmediato posterior.

Por lo anterior, resulta inconcuso que nuestra Constitución trata de preservar nuestro sistema democrático con los pesos y contrapesos constitucionales que permiten la estabilidad del mismo, prohibiendo la ampliación de mandato de forma inmediata del Presidente de la Corte y del Consejo de la Judicatura.  

Morena, vulnerará nuestra forma de gobierno democrática, establecida en la Constitución, ampliando el mandato de Arturo Zaldivar de forma disfrazada en una ley orgánica, a través de una reforma que invade la independencia judicial. 

Que viene después, ¿La ampliación del mandato o la reelección del Presiente de la República?