Jorge Montejo
04/08/21

Cuando la presión por el caso Ayotzinapa no permitió más la permanencia de Tomás Zerón al frente de la Agencia de Investigación Criminal de la extinta PGR, éste y sus secuaces se fueron a refugiar a la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), arropados por Grupo Hidalgo, del que  Osorio Chong y Murillo Karam forman parte. 

Desde los pasillos de la CNS, Zerón y los suyos difundieron a reporteros, decenas de expedientes donde habían espiado a la oposición.

Tomás Zerón, presumía ante sus secuaces que espiaron numerosos narcotraficantes y actores políticos, se comenta que Osorio Chong desde el CISEN se dedicó a vender el software de espionaje a miles de privados, Zerón aseguraba que “miles” de empresas y personas con poder adquisitivo habían tenido acceso a los paquetes de infección.

De esa manera, el equipo de Zerón explicaba que el software también había llegado a los teléfonos de los activistas que impulsaban el impuesto a las bebidas azucaradas, enemigos a su vez de las grandes refresqueras, a quienes Miguel Ángel Osorio Chong les habría vendido el malware Pegasus.

De la misma forma la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) señaló que la herramienta de espionaje fue adquirida por los estados de Veracruz, Estado de México, Chiapas, Colima, Jalisco, Puebla y Chihuahua.

No debe pasar desapercibido que el ex director del CISEN, Eugenio Imaz, es hidalguense, por lo que no se descarta que Hidalgo también recibió Pegasus, aunque Osorio Chong diga que no tiene contacto con él. 

__________________
Imagen obtenida del cartón de Chavo del Toro, titulado: Osorio Chong al desnudo.