El documental de Netflix titulado “El caso Cassez-Vallarta: una novela criminal” ha puesto de manifiesto la serie de irregularidades que se desataron a partir la detención de ambas personas.

Una de ellas, son las amenazas que el gobierno de Felipe Calderón hizo a Arturo Zaldívar en 2012 por la liberación de la francesa.

EN EL DOCUMENTAL EL MINISTRO PRESIDENTE NARRA QUE UN FIN DE SEMANA MIENTRAS VIAJABA CON SU FAMILIA FUE INTERCEPTADO POR TRES CAMIONETAS DE LA POLICÍA FEDERAL.

“Los policías descendieron de la camioneta con armas largas y me apuntaron durante cinco o 10 minutos; pero no conformes con ello, se metieron a mi casa con la idea de que ahí iban a encontrar algo que pudiera perjudicar”.

De manera específica, Zaldívar recuerda que esta clase de amenazas comenzaron a ocurrir después de que se presentara un proyecto de amparo para liberar a Cassez, lo que ocurrió en marzo de 2012.

“MÁS ALLÁ DE LO JURÍDICO, HABÍA UNA INTENCIONALIDAD POLÍTICA DEL GOBIERNO DE FELIPE CALDERÓN DE QUE ESTA PERSONA FUERA CONFIRMADA EN SU SENTENCIA”.

Cabe señalar que en enero de 2013, después de haber pasado siete años en prisión, Florence Cassez fue liberada luego de que la ministra Olga Sánchez Cordero presentara un nuevo proyecto para su liberación, pues el presentado por Arturo Saldívar el año anterior había sido votado en contra.