Omar Morales.

El precio del petróleo mexicano se mantuvo en terreno negativo tras su caída de este lunes, cuando se cotizó por primera vez en la historia en -2.37 dólares por barril, cerrando el precio del litro el día de hoy en poco más de un peso. Con este precio, el crudo mexicano registra una caída histórica de 61.72 dólares cuando en enero de este año alcanzó un máximo de 59.35 dólares por barril.


Esto se da luego de que el lunes, el precio del barril (WTI), registra una caída histórica cotizándose en -37.63 dólares por barril para los contratos que se entregan en mayo y que hoy finalizan. La mañana de este martes el precio del barril WTI se situó en los -3.43 dólares.


Por su parte el precio de los barriles que se entregan en junio que son la referencia a partir de mañana miércoles ya se cotizan en 11.57 dólares. Sin embargo, esto solo es una mejora relativa frente a la inestabilidad del precio del petróleo. 


A continuación, daremos algunas claves para entender la caída del petróleo en México y en Estados Unidos.

1. El precio del petróleo en México se fija sobre el precio que establece el West Texas Intermediate (WTI) que es una corriente de crudo producido en el sur de Estados Unidos que a su vez fija los precios del crudo norteamericano. Por ejemplo, el petróleo Brent fija los precios en el mercado europeo, el cual hoy vende su barril a 19.33 dólares.

El lunes pasado la WTI registro una caída histórica del 306% que llevo a que el crudo en Estados Unidos se cotizara en -37.63 dólares por barril. Esto quiere decir que para deshacerse de la producción para mayo se tuvo que pagar a los acreedores.

2. Entre las causas de este derrumbe del petróleo lo que suele estar por delante es lo que llaman la escases de demanda que provoca el gran confinamiento.

¿Qué quiere decir esto? Que el confinamiento en sus casas de millones personas como medida para enfrentar el coronavirus, ha hecho que la demanda de petróleo, para autos o aviones, caiga, provocando una sobreoferta de este. Bueno, esa es solo una perspectiva.

Por otro lado, podríamos decir que el cierre de empresas o fabricas producto si del confinamiento de las personas en sus casas, pero también, como consecuencia de la crisis económica, ha provocado que no haya suficiente demanda del petróleo que se produce, generando una sobreproducción.

Tal vez si se explica así, no parezca que es culpa de los individuos que no están produciendo y consumiendo en plena crisis sanitaria.

3.¿Pero se hizo algo para prevenir una situación de sobreproducción como esta? La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), integrada por países como Arabia Saudita, Irak, Iran entro otros y que tienen como principal aliado Rusia, la semana acordó reducir 10 millones de barriles a la producción global, esto como medida para contrarrestar la caída de los precios del petróleo. A estos acuerdos se sumaron otros países exportadores de petróleo (OPEP+) de la cual forma parte México.

Ante esta situación el presidente norteamericano Donald Trump ya anuncio la adquisición de 75 millones de barriles para la reserva estratégica.


Por su parte el mandatario mexicano Andrés Manuel López Obrador nuevamente hizo énfasis en que producto del combate a la corrupción, hay recursos suficientes para enfrentar los gastos del gobierno. Y aseguro que la distribución de estos recursos no implicara despidos de trabajadores.

La que es real, aunque se busque aparentar lo contrario, es que la caída del precio del crudo mexicano puede traer importantes consecuencias para la economía nacional. Más allá de los ahorros que el gobierno federal presume, la economía nacional no solo se tiene que enfrentar la caída del precio del petróleo, sino a un crecimiento económico no mayor al 1% de PIB y ahora con el reciente pronóstico de la Cepal para México el escenario no es más alentador.

Sumado a esto, no se descarta que esto se profundice tras la entrada de la fase 3 del Covid-19 y la propagación de la pandemia a nivel mundial. Si con la caída del precio de crudo de este lunes, no solo se evidencia que la medida de la OPEP es insuficiente, sino que muestra que la profundidad e inestabilidad de la economía que de por si es incierta.