María Gil
05/01/21

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, advirtió que el país está quebrado y que él no ha podido ni puede hacer nada para solucionarlo. Agregó que la crisis ocasionada por el Covid-19 impactó la economía y según él, la prensa se encargó de agravarla aún más.

El Gobierno brasileño advirtió que no pretende renovar el subsidio que otorgó el año pasado a unos 60 millones de desempleados, trabajadores informales y pobres. La ayuda económica llegó los primeros meses de 2020 y era de 1.200 reales (unos 230 dólares) luego, para el mes de octubre y hasta diciembre, fue reducido a la mitad.

Bolsonaro comentó que una forma para ayudar a la población en esta crisis sería reduciendo el impuesto de renta.