27/10/21

Dando unas vueltas por varios “antros rockeros” de esta ciudad, escuchando a las bandas que se presentan por lo general cada fin de semana, se puede observar el talento qué hay desde los chavo-rucos, millennials y nuevas generaciones cristal, en este gran estado de Hidalgo; sin embargo, las propuestas son las mismas desde hace más de 40 años; es decir desde los 80s, nada nuevo, nada espectacular, covers refritos, que ellos llaman “clásicos” carentes de toda originalidad y grises, platicando con algunos conocidos del medio, mencionan que la gente está acostumbrada a eso, que faltan espacios culturales y que los pagos por tocada, siguen bajísimos, rondan desde los $300 hasta los $700 pesos por musico si bien les va, los dueños de los antros aún los duermen con la idea de “vente a tocar por $1800 o maximo $2000 pesos, aquí promocionamos tu banda y además te damos un pomo, también se liga chido” y otros tantos mas se atreven a decir “por venir a tocar acá, necesitas pagarnos por hacer el evento, si quieres tocas de gratis y sino te conviene llévate las entradas poniendo un cover” por increíble que parezca, así es y así ha sido desde finales de los 80s, que casualidad que coincida con el periodo neoliberal ¿no creen? tengo que mencionar que desde el equipo de sonido, las instalaciones del lugar y la forma de llevar el show son muy deprimentes, estacionados aún en “mesa que mas aplauda se lleva el pomo”, el “take it off” a las chavas, las “mentadas de madre en el micrófono y saludos pa la banda” desde mi punto de vista, son cosas del ayer, totalmente obsoletas.

Ahora bien por otro lado el surgimiento del movimiento independiente “indie” de varias bandas, retoma el sentido y significado del rock, auténtico y distintivo, de reclamo a un sistema de gobierno, económico, religioso o social, no se disfrazan o brincotean por los escenarios, ni se ponen la camisa de metálica o ACDC los fines de semana para demostrar a la sociedad que son rockeros, se preocupan de dar un buen espectáculo, del sonido, del lugar y de interactuar con el oyente en pro de una nueva Era, son gentiles y espirituales, las propuestas son frescas y tratan de evitar los covers, sus pretensiones económicas van de acuerdo a sus necesidades, cobran de acuerdo a su esfuerzo y producto, cooperativos y respetuosos de otras bandas, creadores y creyentes no solo de su talento, sino de una mejor forma de llevar rock a la vida, con simplicidad, profesionalismo e independencia.

Progresa amigo rockero, renuévate o muere en el intento, no en el olvido, se punta de lanza, el rock es protesta y es cultura y cómo diría el buen Caullieres “el rock es una forma de vida”

Animo y Buenas vibras!! 🤟😎🤟😎