LOS EXGOBERNADORES DE HIDALGO CARECEN DE IDEOLOGÍA, persiguen el dinero y los bienes materiales como fin de la política hidalguense. De esta forma se han convertido en ídolos de políticos que buscan saquear al Estado para quedar impunes, creando una escuela individualista de la corrupción.