08/08/22

Sensibles y por momentos hasta sensibleros, a muchos mexicanos no se les puede tocar ni con el pétalo de una declaración oficial, de una ocurrencia del momento frente a los micrófonos o de un acto de mala leche común y corriente. Siempre habrá un grito de guerra oficial, una respuesta virulenta y una indignación absoluta.

Pero no es algo nuevo, frases lacerantes contra México, expresadas por propios y extraños han levantado el escarnio público, el rechazo, la protesta, y hasta la posibilidad de expulsar o solicitar una excomunión sobre quien se atrevió a insultar a los mexicanos. Muchos mexicanos rechazan la posibilidad de la autocrítica.

Aquí unos ejemplos:

1. “Somos tan superiores a los mexicanos en organización, disciplina, raza, moral y refinamiento de sensibilidades, que le ruego anunciarle a su majestad Napoleón III, que a partir de este momento y al mando de 6 mil hombres soy el amo de México”. Conde de Lorencez en vísperas de la batalla del 5 de mayo.

2. “Un siglo de rencores se borra con un minuto de silencio”. El presidente Truman frente al antiguo monumento a los Niños Héroes, en Chapultepec al colocar una ofrenda floral, marzo de 1947. Los cadetes del Colegio Militar retiraron la ofrenda y la aventaron a la embajada estadounidense.

3. “La nada es una sustancia manejable, pero en este país, al contrario, se tropieza uno con ella a cada paso y es granito, es más poderosa que el espíritu humano y solamente Dios podría doblegarla. Fue menos difícil erigir las pirámides de Egipto que vencer la nada mexicana”. Carlota ante la parálisis del gobierno imperial 6 meses después de haber llegado (enero, 1865).

4. “Hemos ensayado todas las formas de gobierno, desde la monarquía absoluta… hasta la república federada… El resultado de todo ello es una acuciante desesperación” José María Tornel y Mendívil, 1850, dos años después de que el país perdiera la mitad de su territorio.

5. “La conducta de los mexicanos los exhibe como incapaces de gobernarse por sí mismos, como para ser gobernados por los demás”. El cónsul norteamericano en México, John Black.

6. “Ningún gobernante de México ha gobernado democráticamente por la sencilla razón de que el pueblo mexicano no es demócrata”. Francisco Bulnes, historiador, ca. 1910, miembro del régimen de Díaz.

7. “Los mexicanos están contentos con comer desordenadamente antojitos, levantarse tarde, ser empleados públicos con padrinos de influencia, asistir a su trabajo sin puntualidad, enfermarse con frecuencia y obtener licencias con goce de sueldo… gastar más de lo que ganan y endrogarse para hacer fiestas onomásticas”.Porfirio Díaz, ca. 1909.

8. “[El pueblo] no sabe discernir lo falso de lo verdadero; no sabe ser libre, ni deja serlo. En las amenazas es valiente y en las obras cobarde. Sigue, no guía. Más fácilmente se deja violentar que persuadir. Con el mismo furor que favorece a uno, le persigue después. Fomenta los rumores, los finge, y crédulo acrecienta la fama. Imita las virtudes o los vicios de los que mandan”. Carlos Ma. de Bustamante en 1822.

9.” No necesito recordar cómo estorbaron los caudillos”. Plutarco Elías al fundar el Partido Nacional Revolucionario y convertirse en el jefe Máximo (1929).

Palabras más, palabras menos, la mayoría de estas frases no mentían; mostraban lo que era la sociedad en un momento determinado de la historia. La conclusión no puede ser más clara: para la mayoría de los mexicanos, la verdad no peca, pero incomoda.