* Lucio N señala que su detención fue un acto vil, cobarde y asqueroso, por parte de la Procuraduría, quienes ayudaron a su hermano el secretario de Turismo

Eran las cuatro de la mañana del 5 de noviembre de 2021, cuando un grupo de policías entró al Rancho Las Colonias, detuvieron a Lucio N, quien es acusado por su hermano del Secretario de Turismo, Eduardo Baños Gómez, de amenazas y a la fecha lleva 10 meses privado de su libertad en el Centro de Reinserción Social (Cereso) Pachuca, y este martes se espera que se resuelva su situación penal, es decir se determine su culpabilidad o inocencia.

En entrevista con Nuevo Gráfico, Lucio N señaló que la experiencia de estar en la cárcel lo ha hecho más fuerte, pero su detención la calificó como un acto vil, cobarde y asqueroso, pues su hermano, funcionario de la administración de Omar Fayad Meneses, ocupó todo el aparato de estado para inculparlo de un hecho que no cometió.

Lucio N narró que una persona muy cercana a su familia, le abrió la puerta a un grupo de agentes con armas largas, quienes fueron directo a su recámara, “la forma fue verdaderamente cobarde, me despertaron, me apuntaron a la cara… Si ven a un hombre desarmado y dormido apuntando con metralletas 6 o 7 hombres, más bien puro cobarde, no sé que sentido tenía”.

Recordó que ese día que lo detuvieron, lo esposaron y al momento de salir a la calle estaban alrededor de 60 patrullas y por radio decían: "objetivo asegurado, objetivo asegurado". Él bromea y dice, pues a quien detuvieron, "era yo el objetivo", ya que a lo largo de su vida, asegura que siempre ha respetado la ley y no tiene conflictos con nadie.

"No hay acto más vulgar, cobarde y asqueroso, que lo que hicieron… me hacen que me hinque frente, me sujetan con las esposas por atrás y un comandante decía apriétale bien fuerte… me llevan a una oficina, para un chequeo médico, al lado de la Cruz Roja de Pachuca, me jalaban, me empujaban y me decían ahora si vas a ver… cosas que uno pensaría que ya superaron las corporaciones policiacas”, expresó el familiar del funcionario.

Lucio N, señaló que en esa revisión le comento al médico legista que le habían lastimado el hombre y las muñecas, pero este le respondió, que no se le veía nada, después lo ponen a disposición de la jueza de control Karina Vértiz Marín, a quien calificó como cerca a Omar Fayad y de consigna, pues ayudaba al Ministerio Público y le desecho sus pruebas.

“Te puedo asegurar que la juez Karina Vertiz Marín, una persona sin escrupuloso, carente de ética profesional y evidentemente y estaba allí para cumplir la orden que le había dado que era vincularme a proceso, incluso la orden de cateo no estaba justificada por el tipo de delito. Este caso estuvo manoseado por manos criminales”, dijo el inculpado en entrevista.

Actualmente, el caso se encuentra en la etapa de juicio y Lucio N mencionó que no hubiera aceptado algún proceso abreviado, pues le interesa demostrar su inocencia y que es una injusticia. “Estar en la cárcel no es un día de campo, pero los que somos hombres de los que han inventado la revolución no nos rajamos ante nada”, agregó.

El meollo del asunto

Eduardo Baños denunció a su hermano Lucio de amenazarlo el 9 de marzo de 2020, horas después del sepelio del padre de ambos, quien era propietario de un inmueble que ahora se disputan.

La justificación para que se encuentre con la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa es que amenazó al funcionario con una pistola.

Ante el Tribunal de Enjuiciamiento, el inculpado dijo que las amenazas no ocurrieron y que los señalamientos en su contra fueron "maldad" de su hermano, pues el secretario pretende apoderarse de "la casa paterna" de la familia Baños, pues "como es funcionario público, pensó que todo podía hacer".

Lucio N señaló que su hermano falsificó la firma de su padre, para quedarse con este predio, y existe una denuncia con falsificación de documentos, lo que califico como el meollo del asunto.