Por María Gil.

El presidente Andrés Manuel López Obrador informó que ha dado instrucciones a Raquel Buenrostro, directora del Servicio de Administración Tributaria (SAT) para que las empresas que deben más 50 mil MDP en pago de impuestos, “voluntariamente abonen o paguen sus deudas”.


El presidente señaló que, en caso de que las empresas que adeudan no paguen, se procederá judicialmente, toda vez que en sexenios pasados se les ayudó y condonó impuestos a estas empresas privilegiadas.

“No somos tapadera de nadie, si sabemos de un presunto delito, ni modo que actuemos como alcahuetes o con complicidad”, afirmó durante su conferencia matutina.

El sector empresarial ha solicitado de manera continua desde que comenzó la situación de contingencia por la pandemia de coronavirus, e inciaban a verse los posibles impactos económicos que tendría en el país, que el gobierno permita diferir el pago de impuestos. López Obrador no solo se ha negado a esta posibilidad, argumentando que necesita los impuestos para las ayudas sociales, sino que afirmó hoy que hay 15 grandes contribuyentes que, incluyendo multas y recargos, deben “según las cuentas del SAT” 50,000 millones de pesos.

En este orden de ideas, el presidente AMLO se comprometió a invertir esos 50 mil MDP en PYMES, si los empresarios deudores pagan sus impuestos.