Los días pasan lento en esta cuarentena y, de pronto, te topas los nombres de Javier Lozano y Meade en tendencia en redes. ¿Y ahora?, ¿qué pasó? No mucho. El expanista entró al quite por la Coparmex (Confederación Patronal de la República Mexicana) como vocero especial para “hacer entrar en razón” a AMLO y sus muchachos.
Entre compas, formarán un frente político ante el gobierno de AMLO. ¿La razón? De acuerdo con Gustavo de Hoyos Walther, presidente de la Coparmex, AMLO no lleva bien las riendas del país. Entonces, en este primer año de administración, le pidió paro a Javier Lozano, exsecretario de Felipe Calderón.
En un intercambio de tuits, Lozano y Gustavo de Hoyos Walther se echaron flores nomás para anunciar la vocería especial.
“Las decisiones del gobierno están comprometiendo la vigencia de las instituciones democráticas y republicanas. El debate es fundamental para evitar retrocesos. Agradezco a Javier Lozano que se integre a ese reto como vocero especial de Coparmex para la defensa del Estado de Derecho”, tuiteó Gustavo de Hoyos.
Del otro lado de la pantalla, la respuesta de Lozano fue algo así como un “sí, aceptó”. Y así ha surgido un nuevo frente opositor a AMLO —en plena Fase 3 de coronavirus y un buen de pendientes ligados al sector salud, laboral y económico.
Vale recordar que este “frente” ya existía, sólo que no se había oficializado. ¿Y qué tiene que ver Meade en esta historia? Medios de comunicación y usuarios han recordado que Javier Lozano se desempeñó como viceoordinador y vocero de la campaña de José Antonio Meade en las elecciones de 2018.
En aquel año, Javier Lozano hasta le entró a un debate con Tatiana Clouthier, quien en ese entonces llevó la campaña de Andrés Manuel López Obrador.
En el encontronazo, Clouthier llamó “analfabeta funcional” a Lozano y el pique entre voceros fue más fuerte. Tras perder las elecciones, Javier Lozano construyó su trinchera tuitera.