Capitalismo de cuates, el sistema corruptor del PRIANRD en Hidalgo.



10/05/22

Crony Capitalism, neoliberalismo económico a la mexicana o capitalismo de cuates es un concepto utilizado en la Universidad de Cambridge, para describir las confabulaciones entre privados que son privilegiados por el gobierno para que los primeros puedan imponerse y arrebatar parte del mercado o estar exentos del cumplimiento de las normas en beneficio de unos cuantos.

Bajo estas prácticas el éxito de algunas empresas privadas (poderosas) y empresarios (candidatos) se da por favores o prerrogativas que les concede el gobierno sobre otras empresas. Éstas son más comunes que se presenten en economías con un débil Estado de Derecho, ya que suele ser la debilidad de las instituciones y los vacíos legales lo que induce a las empresas a realizarlas; sin embargo, la práctica del capitalismo de cuates es parte del sistema político en México.

Los grandes empresarios juegan un papel fundamental en la capacidad de los gobiernos de poner en práctica su agenda en diversos campos de las políticas públicas. Sin embargo, la concentración del poder económico en unos cuantos empresarios por periodos prolongados juega en detrimento de la consolidación y solidez institucional de las economías de un Estado.

Ésta dañina práctica para la economía sofoca los fundamentos del libre mercado, obstaculiza a los emprendedores, quiebra a las MiPyMEs, genera nuevas plutocracias con cada alternancia en el gobierno, prescinde de la meritocracia, erosiona la confianza de los inversionistas, crea monopolios y mantiene monopsonios, favorece a solo unos cuantos “cuates” y aumenta la desigualdad de ingresos.

Desde los sexenios priistas de Miguel de la Madrid y Salinas, se implemento en México el neoliberalismo económico a la mexicana o capitalismo de cuates, con sus correlativos gobernantes en las entidades federativas, en donde caciques se han enriquecido al amparo del poder, favoreciendo amigos y allegados que de la noche a la mañana amasaron grandes fortunas, generando desigualdad social desde el control del gobierno.

De esta forma, el PRI, al emanar de una ideología revolucionaria liberal, decidió cambiar a una conservadora, al perseguir los intereses particulares de sus políticos, caciques, grupos y familias que tienen cooptado a ese partido con la finalidad de realizar negocios personales, ya que visualizan la política como una actividad individualista, de satisfacción personal, olvidando que debe ser un instrumento para impulsar al más vulnerable ante la debilidad social, es en realidad un servicio a la colectividad.

Por lo anterior, en sexenios de Zedillo, Fox, Calderón y Peña se continuaron con las mismas practicas de enriquecimiento a los  privilegiados empresarios con un aumento sustancial en la pobreza del pueblo, la ciudadanía pensó que existiría un cambio con los gobiernos panistas pero esto no sucedió, la problemática se agravó, el sistema los absorbió y continuó la decadencia con los distintos gobiernos partidarios de esta ideología corruptora en los distintos estados del país como es el caso de Hidalgo.

En pocas palabras, un grupo de potentados políticos y privilegiados empresarios (corruptos) mantiene cooptado el gobierno para obtener intereses personales y no en beneficio de la colectividad, por lo que buscarán conservar sus privilegios, situación por la cual, se les puede denominar conservadores de ese sistema del capitalismo de cuates que ha corrompido la vida pública de Hidalgo y México, algunos inclusive no terminan por definirse y transitan de ideología en ideología en busca de riqueza material, a través de la hipocresía. 

Mientras que, a los que buscan la democracia y lo hacen de forma pacífica, buscando el bien común, los principios, derechos humanos, la igualdad, institucionalidad y progresividad de las instituciones, se les podría denominar liberales, toda vez que no buscan conservar la riqueza en unas cuantas manos de forma corruptora.

__________________________

Julio Alejandro Gálvez Bautista, es Licenciado en Derecho y Especialista en Derecho Civil por la Universidad la Salle; tiene estudios de Maestría en Derecho Procesal Constitucional y Doctorado en Derecho por la Universidad Panamericana. Desde el 2006 se ha desempeñado como profesor de licenciatura y postgrado, así como conferencista en materia de derecho constitucional y derechos humanos fundamentales.

Cuenta con diversas publicaciones en libros, revistas académicas y periódicos, ha enfocado su trabajo en temas sobre derecho constitucional, derechos humanos, derechos sociales, libertad de expresión y reforma gubernamental. Sus aportaciones al campo jurídico a través del tema activismo judicial fueron utilizadas por el Congreso de Argentina para la despenalización de la tenencia para el consumo personal de estupefacientes y psicotrópicos. Es colaborador de la Revista Internacional de Derecho “Garantismo Judicial”, Editorial Porrúa, presidida por el Profesor Luigi Ferrajoli y Dirigida por el Doctor Fernando Silva García. Actualmente es Director General del Semanario Nuevo Gráfico y del Centro de Investigaciones Sociales (CIS), así como consultor.